Clamor por servicios públicos

Juliana Henao Gutiérrez | Medellín | Publicado el 28 de agosto de 2010
 
Con la quema simbólica de varias facturas y de una casa de cartón, en pleno centro de la plazoleta de La Alpujarra, culminó ayer la protesta de más de 300 personas que exigían, a la Administración Municipal, la reconexión inmediata de los servicios públicos.

Los manifestantes provenientes, en su mayoría, de las comunas uno, dos, tres, cuatro, siete y ocho, las más afectadas por el problema de desconexión, unieron sus voces bajo una misma consigna: "O comemos o pagamos".

"Nosotros estamos decididos a comer y no pagar los servicios públicos. Pedimos que la Administración entienda nuestra problemática y que nos los conecte inmediatamente", dijo Dubán Vélez, uno de los líderes de la protesta.

"No más miseria, no más desconexión, no más altas tarifas ni privatización", gritaban al unísono los asistentes a la marcha, quienes pedían la realización de un acuerdo municipal que les permita la condonación de sus deudas y que les garantice, además, el acceso a un mínimo vital de agua y energía eléctrica.

La protesta hizo parte del que se ha denominado "Día de la dignidad y la resistencia de los desconectados", fecha en la que se recuerda la muerte de dos menores, en un incendio en 2007, al parecer, generado por una vela, y que según los manifestantes, ocurrió porque en la vivienda no había electricidad.

Según cifras de la Personería de Medellín, son aproximadamente 150.000 las personas que, en la actualidad, viven en zonas de alto riesgo , factor que impide que se les presten, de manera normal y óptima, los servicios públicos.

Sin embargo, como vociferó una de las asistentes a la marcha, "eso no es una excusa porque merecemos una vida digna".

Con una representación mímica en la que entre lamentos y llantos una madre cargó en sus brazos a su hijo moribundo, víctima de un incendio, culminó a las dos y media de la tarde esta marcha que duró una hora.

Comentarios

Entradas populares