LIBRE DE APEGOS

Se fue al campo
buscando la paz del hormiguero,
llevó su mochila cargada de ilusiones,
sembró los aromas
que embriagaron los caminos...
marchó en busca de los senderos de la libertad,
enterró la pipa,
el amargo sabor de la copa,
los trajes elegantes que cubrían su egoísmo...
el charol del calzado que le impedía medir distancias,
el costoso perfume que dejaba la dulce estela de la ignorancia...
Vagó con sus manos henchidas de esperanza,
con su corazón libre de apegos,
sus pies semidesnudos,
sombrero de jipijapa,
sin equipaje...
Poco a poco se fue despojando de su pasado,
de sus frases rebuscadas,
de la lucha sin sentido...
Hoy canta cual gorrión,
remonta el vuelo como el cóndor
y a su curtida piel se pega el viento
que lo adormece con sus besos al anochecer.

Derechos reservados de autor: María Hermilda Chavarría Londoño.

Comentarios

Entradas populares