Congresistas vitalicios

La renovación no es precisamente una de las características de la política colombiana. Una evidencia de esta particularidad podría estar reflejada en las aspiraciones políticas de muchos dirigentes, que a pesar de su veteranía, se mantienen en la lucha nacional y regional por los votos. Para la muestra, Álvaro Uribe, tras ser presidente de la República, que se suponía que era la última escala en la vida pública de los dirigentes políticos, podría convertirse el próximo año en senador. 

Horacio Serpa, quien tras haber sido derrotado en dos elecciones a la Presidencia, y tras haber transitado por casi todos los cargos políticos, pues fue congresista y gobernador de su departamento, ha decidido reencaucharse y aspirar al Senado por el Partido Liberal. Antonio Navarro, quien también fue candidato presidencial en tres oportunidades, senador de la República, alcalde de Pasto y gobernador de Nariño, también anda con renovadas aspiraciones. Muchos lo sitúan como candidato presidencial de la nueva Alianza Verde y otros no descartan que decline esa aspiración pero que encabece una lista al Senado de la República. 

La política en Colombia parece ser una carrera vitalicia, una especie de gusanillo que los dirigentes se resisten a abandonar. Y en el Congreso de la República esta circunstancia se hace más evidente con la presencia de caciques regionales que desde varias décadas atrás han permanecido atornillados en sus curules. 

Ahora cuando la campaña para las elecciones del 2014 calienta motores, la Misión de Observación Electoral (MOE) se dio a la tarea de diseñar un particular ranking de dirigentes políticos. El top de los congresistas que más tiempo llevan ocupando una curul. La MOE ha decidido publicar esta lista con el propósito de llamar la atención sobre la crisis de renovación en la política colombiana. 

Encabeza el top de los congresistas atornillados el polémico dirigente conservador Roberto Gerlein, quien ha batido todos los récord de permanencia en el Congreso. Lleva 38 años teniendo al Capitolio como su sitio de trabajo. Mantiene su investidura como senador desde 1975, año en que por primera vez llegó al parlamento. Gerlein se estrenó cuando Alfonso López era presidente de la República, y como congresista ha sido testigo de los gobiernos de Julio César Turbay, Belisario Betancur, Virgilio Barco, César Gaviria, Ernesto Samper, Andrés Pastrana, Álvaro Uribe y  Juan Manuel Santos. Gerlein no ha definido aún si aspira a mantener su poder en las próximas elecciones. Su única manifestación es que si su salud se lo permite, ahí estará ocupando su curul. 

El segundo de este particular ranking lo ocupa un dirigente de estirpe liberal pero hoy matriculado en las huestes del partido de La U. Se trata de Aurelio Iragorri, del departamento de Cauca, quien ya completa 36 años como congresista. De ellos, cuatro fueron como representante a la Cámara y 32 como senador. Su poder electoral es de 45.806, según las elecciones del 2010. Aún se mantiene como copresidente del Partido de La U y es padre del actual ministro del Interior, Aurelio Iragorri Valencia. 
El tercer lugar de esta lista lo comparten el conservador Juan Manuel Corzo y el liberal Camilo Sánchez, quienes llevan 28 años en el Congreso. Corzo tiene su poder electoral en Norte de Santander y en las pasadas elecciones obtuvo 63.251 votos, una cifra nada despreciable que consolida como una de las principales apuestas del partido para el 2014, pues Corzo probablemente seguirá como parlamentario. Camilo Sánchez fue ocho años representante a la Cámara y el resto ha sido senador. Es uno de los expertos en asuntos económicos y su poder electoral es de 50.000 votos aproximadamente. Sin embargo, Sánchez es uno de los congresistas que le anunciaron al jefe del liberalismo, Simón Gaviria, que no contara con su presencia como candidato al Senado. A partir del 2014 dejará en libertad su curul, ya que sus aspiraciones políticas estarán concentradas en la Gobernación de Cundinamarca. 

El cuarto lugar de este escalafón lo comparten Fuad Char, de Cambio Radical, y Juan de Jesús Córdoba, del Partido Conservador, ambos con 24 años en el Congreso. Char es otro de los dirigentes que deambularon del liberalismo al partido de Germán Vargas Lleras y actualmente es el máximo elector del partido, con 73.000 votos. Este dirigente barranquillero anunció que no volverá al Congreso, pero que dejará su curul en manos de su hijo Arturo, quien recientemente anunció que se lanzará al Senado. Juan de Jesús Córdoba fue durante 16 años representante a la Cámara por Boyacá y en el 2010 fue elegido senador con cerca de 48.000 votos. Si Piedad Córdoba no hubiese sido destituida por la Procuraduría, la dirigente antioqueña ocuparía este lugar, pues su carrera política la mantuvo durante 20 años en el Capitolio. 

El quinto puesto de los congresistas con mayor trayectoria parlamentaria lo comparten Efraín Cepeda y Juan Fernando Cristo. Ambos con 20 años en el Capitolio. El expresidente del Partido Conservador, y otro cacique del departamento del Atlántico, será candidato para otro período en el Capitolio. Además, los conservadores necesitan de sus 80.000 votos para mantenerse como una de las primeras fuerzas políticas en el parlamento. Juan Fernando Cristo ya ha decidido que estos 20 años en el Congreso han sido suficientes y por eso se despedirá del Capitolio, además en calidad de presidente del Senado. Sin embargo, Cristo trasladará su legado en su hermano Andrés, quien es una de las cartas del liberalismo por mantener esta curul. 

Juan Carlos Restrepo, de Cambio Radical, es otro de los dirigentes con más años en el capitolio. Dieciseis años, cuatro de ellos representante a la Cámara del departamento de Cundinamarca. Restrepo será de nuevo candidato, y es uno de los congresistas que afrontan un proceso de pérdida de investidura en el Consejo de Estado por haber sido conciliador de la fallida reforma a la justicia.

La lista continúa con Jorge Ballesteros, de La U, quien completa 12 años en el Congreso y también anunció que no volverá. Sin embargo, su hijo será quien recoja sus banderas, pues será candidato, pero por el Partido Liberal.

Semana.com

Comentarios

Entradas populares