El Icbf deberá atender a niños de la U. de A.

ElMundo.com

Desde el pasado 20 de marzo, 42 niños se encuentran refugiados junto a sus padres en el Coliseo Deportivo de la Universidad de Antioquia, provenientes de varios municipios del Norte del departamento.

El fallo, que fue conocido en exclusiva por El MUNDO, concedió la razón a algunos líderes y organizaciones defensoras de derechos humanos, quienes demandaron al Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (Icbf), la Gobernación de Antioquia y al Municipio de Medellín, por considerar que no habían hecho lo suficiente para garantizar los derechos fundamentales de los menores implicados en la protesta.

“Se ordena al Icbf, regional Antioquia, (…) que dentro de los ocho días siguientes a la notificación de este proveído establezca la situación real de los 42 menores que permanentemente ocupan el Coliseo de la Universidad de Antioquia, determinando especialmente si reciben una alimentación balanceada, si cuentan con atención en salud, recreación o algún tipo de atención en educación”, sentenció el Juzgado Cuarto Civil del Circuito de Medellín.

Así mismo, el fallo obliga a las entidades responsables del Sistema Nacional de Bienestar Familiar, en cabeza del Icbf, a realizar en un plazo no mayor a quince días, las acciones pertinentes para subsanar, mientras se mantengan las protestas, las dificultades de alimentación, cubrimiento en salud, recreación y educación, que requieren los menores refugiados.

El Icbf responde

Luego de conocer el fallo emitido esta semana por el Juzgado Cuarto Civil del Circuito de Medellín, César Darío Guisao, director del Icbf, regional Antioquia, se pronunció:

“Desde el Icbf  hemos realizado cinco visitas de seguimiento al proceso de estado de derechos de los niños que se encuentran allí. Hemos inventariado las necesidades y las hemos comunicado a las otras entidades del Sistema de Responsabilidad. Específicamente encontramos que dos menores requerían una atención inmediata en salud, lo cual se logró hacer a través del Municipio de Medellín y en materia de nutrición evidenciamos unos requerimientos nutricionales. Nosotros apoyamos en varias oportunidades con entrega de Bienestarina para que estos niños tengan una alimentación adecuada”.

En entrevista con EL MUNDO, el funcionario explicó que en relación al requerimiento de educación, ya se están adelantando las gestiones a través de la Secretaría de Educación de Medellín para garantizar el restablecimiento de este derecho a la población infantil refugiada.

Sin embargo, precisó que ha sido difícil el censo dentro del claustro universitario debido a la permanente fluctuación de menores en el lugar de la concentración social, además de que los niños permanecen bajo la protección de sus padres.

“La próxima semana haremos otro informe en el que presentaremos los estados actuales dadas las circunstancias que se vienen presentando y es que algunos niños no están en la Universidad de Antioquia, sino en algunos barrios de Medellín con sus familiares. Además, los niños allí tienen una protección de sus padres lo que crea una condición especial en relación a que nosotros no debemos y no podemos retirar a los niños de su vínculo familiar, esto nos ha llevado a tener un trabajo concertado de identificación de la situación con los mismos padres de familia”, señaló César Darío Guisao.

Protestan contra Pescadero Ituango
Las familias refugiadas arribaron el 19 de marzo a Bello y luego se instalaron en el campus universitario. Provienen de diferentes municipios del Norte de Antioquia y mantienen una protesta pacífica por la construcción del megaproyecto Pescadero Ituango, sobre el cual exigen garantías económicas, laborales y de seguridad por amenazas de desplazamiento en las zonas de influencia de Hidroituango.

Comentarios

Entradas populares