Bienvenidos al "Pacto Electoral Agropecuario"

Por: Indalecio Dangond B.
ElEspectador.com
No existe la menor duda de que el presidente Juan Manuel Santos es un ludópata de la política.
   
Prefirió sacrificar su imagen frente a los productores del campo que perder el apoyo político de los hermanos godos. Se nota a leguas que el sector agropecuario es un problema menor en la agenda del mandatario. Su único objetivo es la reelección al precio que sea.
El Pacto Nacional por el Agro que debía suscribir con los productores del campo, la agroindustria y los dirigentes gremiales, resultó siendo una cortina de humo para desviar la atención del “Pacto Burocrático” que supuestamente contrajo con los barones electorales del partido conservador para conseguir el respaldo a su propósito reeleccionista. En el informe periodístico “Agro Godo Seguro” del portal La Silla Vacía (http://lasillavacia.com/historia/agro-godo-seguro-45949) se puede entender perfectamente esta peligrosa estrategia.
 
Este pacto clientelista con los hermanos godos ya presenta graves consecuencias en el normal desarrollo del sector agropecuario. Al nuevo ministro de Agricultura –con conocimientos y experiencia en el sector- no solo le impusieron una agenda insinuada desde la Habana, sino que lo inhabilitaron para decidir sobre todos los asuntos que tengan que ver con los subsectores de la palma de aceite, el caucho y los lácteos. Si lo llegan a imposibilitar para decidir sobre la política de tierras, es mejor que renuncie. Lo peor del cuento es que le asignaron estas funciones a la ministra de transporte. Es como pedirle a un veterinario que remplace a un cirujano en una operación de hernia discal.
 
Los desaciertos de esta maquinación burocrática no paran ahí. En los cargos estratégicos para impulsar el crecimiento y la competitividad del sector como lo son el viceministerio de Desarrollo Rural, Banco Agrario y el Incoder,  nombraron excelentes profesionales especializados en “derecho público” y con cero experiencia en desarrollo agrario, banca de fomento y política de tierras (están como el comercial de Davivienda, en el lugar equivocado). Aquí no se sabe quien ha sido mas insensato, si el Presidente que los nombró, los senadores que los recomendaron o los funcionarios que aceptaron. Que falta de consideración y menosprecio por los empresarios y familias campesinas del país.
 
Es notorio que la angustia y la impotencia del presidente Juan Manuel Santos por recuperar la confianza del 79% de los colombianos lo tienen retrocediendo a las viejas  usanzas clientelitas. Ni siquiera le importó que uno de estos senadores tuviera cuentas pendientes con la justicia por los escándalos de corrupción en la Dirección Nacional de Estupefacientes. Que decepción tan grande.
Este manejo clientelista de las instituciones que orientan la política del sector agropecuario, está fomentando el caos en la producción y comercialización de alimentos. Un día el gobierno da la orden de comprar la producción de papa en Boyacá (nadie sabe a donde fueron a parar esos camiones), el otro día reparte subsidios a los cafeteros del Huila y luego vemos al presidente repartiendo en Villavicencio títulos de tierra y créditos a miles de campesinos, como si se tratara de un “mercado persa”. Cuando estos procesos no van acompañados de un paquete tecnológico que incluyan buenas practicas agrícolas, manejo integral de plagas y pesticidas, asistencia técnica, riego, viabilidad financiera y comercialización, tienden a fracasar y generar mas pobreza. Por eso es que estamos tan fregados.
 
¿Ya ven porqué los movimientos Dignidad Agropecuaria y Marcha Patriótica promueven tantos paros? Al igual que los hermanos godos, otros están pescando en rio revuelto. Bienvenidos al Pacto Electoral Agropecuario.
 
@indadangond

Comentarios

Entradas populares