Congresistas ¡pónganse serios!

Semana.com
 
Es época electoral. Lo natural es que los congresistas viajen a las regiones, aceiten la maquinaria y afinen sus estrategias para reelegirse en el Congreso. El ausentismo complica la posibilidad de armar el quórum y es casi imposible pasar una ley.
 
Sin embargo, a pesar de la falta de parlamentarios en los debates, las elecciones que se avecinan han estimulado una inusitada creatividad legislativa. En el Senado hay cuatro proyectos de reforma constitucional para favorecer o alterar la política local.
 
El más ruidoso de estos proyectos es el que busca que los actuales alcaldes y gobernadores no solo permanezcan otros dos años más en el poder sino que puedan repetir otro periodo. La iniciativa ya pasó su primer debate en la Comisión Primera de Senado y su discusión en la plenaria estaba programada para la semana pasada.
 
Aunque el proyecto al final fracasará por falta de tiempo, es probable que sobreviva un rato más. ¿La razón? Algunos congresistas ven en la iniciativa la posibilidad de enviarles un mensaje a los alcaldes y gobernadores para que estos les ayuden en las elecciones. Claro, una vez pasen los comicios lo dejarían ahogar por falta de debate, pues aún le faltan siete discusiones.
Hasta ahora, defensores del proyecto sostienen que cuatro años no son suficientes para ejecutar un plan de gobierno. Otros consideran que si el presidente se puede reelegir hay que medir con la misma vara la democracia local. Sin embargo, la polémica propuesta no solo es inconstitucional sino inconveniente.
 
Inconstitucional porque los votantes eligieron a los actuales mandatarios para un periodo de cuatro años y no se entiende cómo el Congreso podría arrogarse la facultad de extenderlo. E inconveniente porque el riesgo de que los cargos de elección popular queden capturados por mafias locales o poderes enquistados es muy grande.
Para el senador liberal Luis Fernando Velasco, este proyecto revela dos crisis que padece la democracia: “La crisis de carácter de los congresistas, pero también la falta de representación de la Federación Colombiana de Municipios que en lugar de defender la descentralización se ha dedicado a hacer ‘lobby’ para favorecer a los alcaldes”.
 
El segundo proyecto de este paquete legislativo es el que busca cambiar la fecha de elección de los contralores municipales y departamentales, con el fin de que no coincida con la elección de los mandatarios locales. Con el argumento de que es mejor elegir a estos funcionarios en la mitad del periodo de los mandatarios para equilibrar el control político, se coló un mico descomunal.
Dice que quienes están actualmente en esos cargos podrían permanecer dos años más después de que se les cumpla el periodo. “No se puede mover una ficha del ajedrez del Ejecutivo sin que se altere toda la ecuación”, advirtió el senador Luis Carlos Avellaneda, del Polo.
 
Los contralores ejercen una tarea fiscal importante pero también tienen un grado de influencia política. Por eso, no es extraño que detrás del buen propósito de equilibrar el poder, como reza en la exposición de motivos, se esconda un caramelo para estos funcionarios.
 
El tercer proyecto de reforma constitucional crea las vicealcaldías y vicegobernaciones, con el fin de que los mandatarios locales tengan quien los reemplace en caso de ausencia. Aunque la norma se aplicaría en las elecciones de 2015, el embeleco crea más de 1.000 nuevos cargos, lo que en últimas sería otro gasto para el Estado en puestos que podrían no servir para nada. Y el último proyecto de este paquete es el que establece la segunda vuelta para la elección de alcalde de Bogotá.
 
La intención es evitar que se repitan alcaldes como Gustavo Petro, quien ganó con la tercera parte de la votación y por eso tiene dificultades para gobernar. Aunque la iniciativa podría tener algo de justificación, la coyuntura electoral no es el mejor momento para hacer reformas a la Carta Política.
“Es una vagabundería”, dijo el senador Juan Carlos Vélez.
 
Los cuatro proyectos tienen los días contados, sin embargo, continúan en el orden del día por una explicación: algunos congresistas buscan congraciarse con políticos regionales para asegurar sus votos, a pesar de que estas iniciativas nacieron muertas.

Comentarios

Entradas populares