EL PUPITRAZO PAISA

Por RAMIRO VELÁSQUEZ GÓMEZ
ElColombiano

Un sinónimo de apresuramiento y poco análisis es el llamado pupitrazo que sin falta cada fin de legislatura dan senadores y representantes.

Todos, tras el llamado del secretario, dan un golpe a la mesa y san se acabó, ante la mirada atónita de las barras, de los medios y de todos. Es tan común que ya es paisaje.

Y ese paisaje llegó hasta Antioquia para configurar el ahora cada vez más común pupitrazo paisa.

Acostumbrados, o queriendo ser siempre lo mejor y tener lo más grande, que viene de nuestros ancestros y esa configuración de lo que James Parsons describió como la cosmogonía paisa (la catedral de ladrillo más grande, la piedra más grande, el puente urbano más largo así no sirva, el edificio más alto y decenas de etcéteras), se está obviando el camino del análisis, y del raciocinio tranquilo y plural.

Cada vez se aprueban más obras sin suficiente ilustración, a puro pupitrazo: túneles, autopistas, hidroeléctricas, por citar unas de carácter transmunicipal, y otras locales como el corredor del río (tan poco analizada para todo lo que implicará) y el cinturón verde (?). Hasta el Metroplús. Todas tienen reparo, tanto que ya hasta unos gremios se atreven a lanzar advertencias.

Reparo, pero no rechazo. Pudieron o pueden mejorarse. Considerar mejor, por ejemplo, lo medioambiental, ese asunto que hace sudar la gota fría a ingenieros, constructores y a ciertos gobernantes que creen que un ambientalista es el palo que se atraviesa en la rueda expedita de sus voluntades.

Quien sugiere o se opone es enemigo del progreso y de un mejor mañana (no sé qué mejor mañana que un medio ambiente sano para todos). Ah, y no aclaran si ese mejor mañana es solo para los constructores y ordenadores.

Pero esto no es solo ambiental, hay muchas otras aristas para considerar: ¿quién no conoce el esperpento de puente de la calle 4 Sur?

Ituango también tuvo poca discusión. No importaba: como "es la hidroeléctrica más grande", la que "más energía producirá", eso solo le daba el visto bueno para sacarla a pupitrazo paisa.

Son obras jalonadas en esencia por centros de poder económico y político paisas (consultadas a veces con constructores, que es lo mismo que preguntarle a un niño si desea un dulce). Algunas son voluntad de una sola cabeza.

Sí, como el deslegitimado Congreso, todo a punta de pupitrazo. El pupitrazo paisa. Una aplanadora.

Maullido: lástima que aún lleguen circos con animals.

Comentarios

Entradas populares