Los periodistas... los periodistas de TV

En la pantalla no importa la realidad, sino las estrellas que salen en cámara. No se informa.

Los periodistas estamos logrando lo imposible: que no nos crean y que a la gente le importe un comino estar informada.
Un edificio con nombre en inglés en Medellín se cae y dos jóvenes periodistas de Teleantioquia, al terminar su trabajo, con el fondo de la destrucción se toman una foto de amistad y una de ellas la sube a la red social Facebook.
Y arranca la indignación de los iracundos de las redes de Internet, y las matonean.
Y ellas salen en la prensa y afirman que con la foto “simplemente queríamos mostrar lo satisfechas que estábamos con el trabajo periodístico de ese día, un cubrimiento impecable”.
Concluyen que “no escogimos el fondo, ese estaba ahí, era parte del paisaje”, según le contaron al periódico El Espectador, y que el pie de la foto que tenía era “puro amor al trabajo”.
El periodista Juan Diego Restrepo reflexiona que se “cubren tragedias ciudadanas como si fuera un reinado de belleza. ¿En qué tragedia será la próxima fotografía para lucirla cual modelos de farándula en Facebook? Al final, la ética periodística es un concepto tan frívolo como estas dos periodistas”.
Otra historia: un taxista, cuando supo que era periodista, me dijo que “los periodistas son unos sinvergüenzas”.
Al preguntarle por qué, me explicó que “les falta criterio porque carecen de cultura general, y que además la realidad era de los ciudadanos y no de los periodistas”. Y tenía mucha razón, pensé.
Una más: la mayoría de la gente se informa vía televisión y en la pantalla ven que no importa la realidad sino las estrellas que salen en cámara; no es la vida pública lo que se vende, sino a Jorge Alfredo y Vicky; no es el concepto de país, sino que el director Luis Carlos presenta; no es que la inseguridad es un problema, sino que el periodista del canal estuvo toda la noche buscando muertes: son las estrellas-periodistas los que se lucen, la realidad poco importa.
En los tres casos contados surge una reflexión: las periodistas de Teleantioquia y los directores y presentadores de noticias de Caracol y RCN lo único que tienen es poca conciencia propia de su oficio y el lugar del periodismo en la sociedad, están tan enamorados de sí mismos que no permiten que ese país que duele en lo estructural pase por la pantalla, se sienten tan estrellas que la realidad no importa. Y sí, como dice el taxista:falta criterio y falta cultura general y falta concepto de país.
La verdad es que el periodismo de televisión da fama y trae rating, pero no informa, crea estrellas y escandaliza la vida de la gente.
En televisión se practica el periodismo carroña: ese que goza de la miseria humana, pero no se mete con la realidad estructural del país.
Por eso, el maestro Jesús Martín-Barbero se atrevió a decir que “pasa más país, más Colombias, por las telenovelas que por los noticieros de televisión”.
ÓMAR RINCÓN
Crítico de televisión
orincon61@hotmail.com
ElTiempo.com

Comentarios

Entradas populares