Ser buena gente, una actitud que mejora la salud

Universidades estadounidenses y europeas han descubierto que el sentimiento de satisfacción y felicidad, generado por las buenas obras puede ser saludable.

Según un estudio encabezado por Barbara L. Fredrickson, profesora de Psicología de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, UNC, (E.U.), el cuerpo reconoce a nivel molecular los distintos tipos de felicidad que experimenta la persona, respondiendo a esta sensación de maneras diferentes, que pueden impulsar u obstaculizar la salud física. 

De acuerdo con el estudio A functional genomic perspective on human well-being, la sensación de bienestar derivada de "un propósito noble" y un "sentido de conexión" con el mundo y la gente, puede tener efectos beneficiosos para las células, al provocar cambios positivos para la salud en la denominada "expresión génica".

Esta "expresión génica" es el proceso mediante del cual nuestro organismo transforma la información codificada en su código genético o ADN, dando lugar a las proteínas necesarias para el desarrollo y funcionamiento de nuestro organismo.

En cambio la "simple autosatisfacción", pese a proporcionar una percepción de felicidad, puede tener efectos negativos, al originar cambios en esta "expresión génica" perjudiciales para la salud, según esta investigación en la que participó un equipo de la Universidad de California en Los Ángeles, UCLA, dirigido por Steven W. Cole, profesor de Medicina, Psiquiatría.

Egoísmo vs. solidaridad
Los profesionales estadounidenses examinaron la influencia biológica del bienestar hedónico y del bienestar eudaimónico en el genoma humano, sobre todo en la expresión de los genes de las células inmunológicas de las personas.

Un ejemplo de bienestar hedónico es disfrutar de una buena comida y un ejemplo del eudaimónico es sentirse conectado con una comunidad gracias al servicio que prestamos a ese grupo humano. Ambas actividades nos producen una sensación de felicidad, pero según los expertos, cada una de ellas es experimentada de manera muy diferente por las células del organismo. 

Esta investigación revela que el bienestar eudaimónico se asocia con una reducción significativa en la "expresión génica" relacionada con el estrés, la cual -según los autores- "promueve a nivel celular la inflamación y numerosas enfermedades humanas, como la artritis o las dolencias coronarias, y también una bajada en las respuestas antivirales del sistema inmunológico". 

En cambio, el bienestar "hedónico" se asocia con un aumento significativo en la expresión génica relacionada con el estrés, la cual promueve a nivel celular una mayor propensión a las dolencias relacionadas con la inflamación y una bajada de las defensas orgánicas. "Es decir que la felicidad puramente hedonista deja una huella en nuestro genoma que nos prepara para la enfermedad", según apuntan los científicos.

PONGA ATENCIÓN, QUE LA FELICIDAD SE PUEDE HEREDAR

Una reciente investigación señala que los efectos beneficiosos de la felicidad eudaimónica en el genoma y la salud pueden trasmitirse a las siguientes generaciones, ya que un elevado porcentaje de la tendencia a ser feliz es hereditaria. Una investigación efectuada por científicos del University College de Londres (Reino Unido), de la Universidad de Zurich (Suiza) y de la Harvard Medical School, de la Universidad de California en San Diego, ambas en Estados Unidos, examinó a más de 1.000 pares de gemelos, participantes en un gran estudio sobre la salud de los adolescentes estadounidenses. Este estudio, titulado Genes, Economics, and Happiness y recogido por The Economist indican que, "aproximadamente un tercio de la variación en el grado de la felicidad de las personas es hereditario".

EN DEFINITIVA

Una investigación hecha por universidades de Estados Unidos y Europa revela que actuar de manera noble puede mejorar la salud e, incluso mejorar los genes para heredad felicidad.
 
ElColombiano.com

Comentarios

Entradas populares