Salud




Eugenio Prieto Soto  L 17

El reconocimiento del derecho a la salud, una fuerte rectoría estatal, las redes integradas, la vocación social -que debe primar en los actores del sistema- y la prevención de la enfermedad, adquieren relevancia como los grandes ejes o pilares que deben orientar las decisiones y la política en salud. Si de verdad queremos un cambio estructural en nuestro sistema de salud, estos deben ser temas infaltables.

Si se invierte en forma permanente en educación, en control de los factores de riesgo y se realiza una atención oportuna, regular y multidisciplinaria en los sitios cercanos a nuestras residencias, a largo plazo obtendríamos resultados sostenibles, en términos de salud para todos -más esperanza de años de vida con calidad-, con una menor tendencia de incremento en el gasto.

Las acciones y programas de promoción y prevención de la enfermedad con enfoque poblacional, deben llegar en igualdad de condiciones y en forma simultánea a todos los miembros de una comunidad que comparten los mismos riesgos de enfermarse, con intervención sobre otros factores determinantes de la salud: el empleo, la educación, el medio ambiente, las relaciones sociales, el deporte, la nutrición, entre otras. Además de la participación de otros sectores diferentes al de la salud en la solución de problemas de salud, con acciones complementarias en los ámbitos familiares, escolares y de trabajo.

Salud como derecho fundamental

La sentencia T-760 de 2009 -ratificó que el acceso, atención y beneficios de los servicios de salud, son un derecho que se debe garantizar a todos los colombianos, sin ningún tipo de restricciones. En el marco de esto propusimos una reforma realmente estructural y participativa a ley 100, que reconociera la salud como un derecho fundamental; que se preocupe por resolver los problemas eminentemente colectivos; que se centré en el interés de los pacientes, en una atención digna, con calidad, segura y humanizada; y que como columna vertebral reconozca sin exclusiones, que todos somos iguales-, por lo tanto, todos debemos estar en un mismo régimen único; y, que independiente de los aportes económicos que todos hacemos de acuerdo con nuestra capacidad, el nuevo sistema contenga un plan de beneficios obligatorio único, con un solo fondo para financiar todo el aseguramiento.

Desde la defensa del proyecto de Ley Estatutaria 131/10, “Por el cual se regula el derecho fundamental a la salud, los principios que lo garantizan y se adoptan otras disposiciones”, hemos señalado que es imperativo que en Colombia todas y todos podamos tener pleno goce de la salud, y podamos en igualdad de condiciones, llenar nuestros años de vida.

Debemos continuar en la vía de reconocer el derecho a la salud como un derecho fundamental y no confundirlo con una obra de caridad, desigual e injusta, para materializar el Estado social de derecho en la posibilidad de acceder a las garantías de una atención digna, oportuna, sin riesgos y de calidad.

EPS Tóxicas

Después de 18 años de vida del Sistema General de Seguridad Social en Salud –SGSSS-, son muchas las bondades que debemos reconocerle, pero también son grandes las dificultades que desde la debilidad de la rectoría y del modelo del control debemos ajustar. Reiteramos que no es posible dejarle a la libre competencia del mercado, el ajuste de un sistema operado por particulares pero cuyos recursos son de naturaleza pública.

Hoy más que nunca se requiere más Estado ejerciendo la rectoría del sistema, regulando, controlando con oportunidad y rigurosidad a los diferentes actores. El modelo debe controlar los abusos de las EPS, y eliminar urgentemente las EPS tóxicas que envenenaron el modelo de aseguramiento que les obligaba no sólo a administrar de manera transparente e impecable los recursos del sistema y gestionar el riesgo financiero, sino a ocuparse integralmente en promover la salud de los colombianos. Las EPS tóxicas que se volvieron sólo intermediarias en el manejo de los recursos.

Concurrencia

Defendimos y logramos que la Ley 1438/11, por medio de la cual se reforma el SGSSS, propiciará que los actores del sistema, en los distintos niveles territoriales, se complementen con acciones y recursos en el logro de los fines del Sistema, específicamente, con el pasivo prestacional de las Empresas Sociales del Estado e instituciones del sector salud, posibilitando que el Gobierno nacional y territorial cancelen el pasivo prestacional por concepto de cesantías, reserva para pensiones y pensiones de jubilación, vejez, invalidez y sustituciones pensionales, causadas en las instituciones del sector salud públicas en la vigencia de 1993.

Comentarios

Entradas populares