Hidroituango completará el 20 % de las obras



Antes de concluir febrero y cuando el caudal oscile aproximadamente en 800 metros cúbicos por segundo, se adelantará el desvío del río Cauca, obras que tuvieron una inversión de $140.000 millones y que permitirán iniciar la construcción de la presa de la Hidroeléctrica Ituango.

El río Cauca es uno de los más importantes del país, recorre a más de 150 municipios de Colombia con una población alrededor de 10 millones de habitantes. Descarga sus aguas en el río Magdalena, que a su vez lo hace en el mar Caribe. En el lugar del proyecto, el río tiene un caudal promedio de 1.010 metros cúbicos por segundo.

Según Luis Javier Vélez Duque, vicepresidente de Proyecto Ituango, el objetivo de desviar el río Cauca es secar un tramo de su lecho, construir una preataguía y una ataguía para contener el agua y en septiembre se estarían iniciando las obras para la construcción de la presa, lo que significa “un hito” para el proyecto.

“Es la estructura más grande e importante porque comienzan en serio las grandes obras del proyecto. La presa tendrá una altura de 225 metros y un volumen de 20 millones de metros cúbicos”, explicó Vélez Duque, quien agregó que con el desvío del río se estará completando el 20 % del proyecto.

Desde que iniciaron las obras, hace cuatro años, se han ejecutado US$700 millones, de los US$5.500 millones que costará la construcción total de la Hidroeléctrica Ituango. Solo para 2014 se tiene presupuestado ejecutar US$700 millones, cantidad muy superior a la de años anteriores pues comienzan obras más complejas en el proyecto.

Al respecto, el ingeniero Iván Darío Sierra, coordinador del equipo de Obras Civiles, aseguró que la Hidroeléctrica tendrá una capacidad instalada de 2.400 megavatios (MW), producirá en promedio 13.930 gigavatios hora (GWh) anuales y cuando entre en operación en 2018 generará cerca del 17 % de la energía del país.

“Por la longitud del embalse, con seguridad habrá un desarrollo turístico y de transporte en los municipios del área de influencia del proyecto, pero el tema todavía se está estudiando. La vida útil del embalse está programado para 50 años y estaremos muy pendientes de que el oleaje de las lanchas no cause mucha erosión en las riberas”, dijo Iván Darío Sierra.

Campamentos

Actualmente hay 5.814 personas vinculadas a las obras de la Hidroeléctrica Ituango, de las cuales 1.916 son de la zona del proyecto, que equivale al 32 %. Del total del personal contratado, el 90 % es masculino y el 10 % restante femenino.

Para mitigar los efectos migratorios por la llegada de estos trabajadores a los municipios aledaños, cada empresa construyó un campamento para albergar a sus empleados. Según Luis Javier Pérez Duque, vicepresidente del Proyecto Ituango, actualmente hay cinco campamentos los cuales cuentan con las condiciones de salubridad, alimentación y calidad de vida.

“Al terminar las obras, los campamentos serán demolidos y se retirarán las losas para entregarle el sitio a la comunidad tal cual lo recibimos, con la grama, los árboles y el paisaje que había antes. El pico de empleos lo mantendremos casi hasta 2017, cuando ya iniciará un descenso”, precisó.

Fabio Cifuentes, oriundo del municipio de Gómez Plata, es uno de los trabajadores de la hidroeléctrica, hace nueve meses se desempeña en inyección de roca, armazón de hierro y concreto. Trabaja doce días a la semana, en turnos diurnos o nocturnos, y tiene libre tres días, cuando aprovecha para visitar a su familia.

“Yo trabajé en Porce II y para mí estos proyectos son muy buenos. Tengo mucho conocimiento. Se genera empleo y aquí consigo el sustento para nuestras familias porque son muchos los que dependemos del proyecto”, puntualizó Cifuentes.


Concertación con familias y mineros

De acuerdo con Empresas Públicas de Medellín (EPM), la construcción de la Hidroeléctrica Ituango impactará a 182 familias, a quienes se les debe restituir sus condiciones de vida, y a 1.402 mineros, con quienes se debe restituir su actividad económica, puesto que la minería no se podrá volver a ejercer en la zona inundada por el embalse.

Hugo Herrera Lopera, profesional Social de EPM, aseguró que a la fecha se ha logrado concertar con 44 familias y 55 mineros. “Son familias campesinas que llevan viviendo mucho tiempo en la zona impactada y les damos una nueva vivienda en los sitios aledaños que ellos mismos eligen (…) A los mineros, los compensamos por su actividad económica y los preparamos en otra vocación de este tipo que puedan desempeñar”.


ElMundo.com

Comentarios

Entradas populares