Bosques y páramos: fábrica de agua en el Norte


Buena salud muestra el sistema de páramos y bosques altoandinos del Norte y Occidente antioqueños, declarado en 2007 Distrito de Manejo Integrado (DMI) por Corantioquia para su conservación y protección.

Funcionarios de Corantioquia brindan formación agroecológica, en promoción de veedurías y en mecanismos de evaluación de calidad de aguas a las comunidades cercanas al distrito de manejo integral.

Inmensa riqueza natural y maravillosa fábrica de agua. Así se puede describir este DMI cuyo territorio corresponde a una franja alargada en dirección norte-sur en el relieve más antiguo de la Cordillera Central en Antioquia. Presentan los pisos altitudinales Montano bajo (tierra fría), Montano (subpáramo) y Montano alto (páramo).

Su temperatura promedio oscila entre 10 y 16 °C, su precipitación promedio año en las zonas más altas está entre 1.900 y 2.200 mm. Es igualmente la zona más alta y la que ha sufrido alteraciones erosivas más pronunciadas como consecuencia de la sobreimposición de otras generaciones de relieves.

Por estas razones se conserva como un conjunto de remanentes, como serranías o como cerros aislados. Los bosques altoandinos de este distrito son bosques montanos o bosques de niebla, de los cuales se presenta una superficie muy reducida en Colombia, y lo que aún se conserva está seriamente amenazado por la actividad antrópica (agrícola y pecuaria, así como explotación de las pocas maderas valiosas que aún contienen este tipo de bosques).

La vegetación de páramo cubre parte de los territorios de siete de los diez municipios del DMI, principalmente en Belmira (Norte), San José de la Montaña (Norte) y Liborina (Occidente), entre los 2.900 y 3.450 msnm. Allí buena parte del área permanece saturada de agua y se presentan algunas turberas que alternan con rocas descubiertas y suelos negros.

Es considerada una verdadera fábrica de agua, ya que es allí donde se originan gran cantidad de fuentes de agua potable que abastecen y satisfacen las necesidades básicas de las poblaciones humanas y animales que ocupan áreas circunvecinas y otras que indirectamente reciben igual beneficio.


Se puede visitar responsablemente esta bella fábrica de agua siguiendo varias rutas de caminantes, aunque la más utilizada sale del casco urbano de Belmira y permite el acceso a La Laguna de los Espejos, la cascada Golondrina y los altos del Indio y de Ma


Tanto la flora como la fauna en el lugar se mueve fácilmente entre el páramo y el bosque altoandino; por la morfología ondulada del lugar es posible encontrar pequeños bosques en pequeñas depresiones, además son zonas relativamente cercanas y con un gradiente altitudinal que va desde los 2.600 a los 3.400 msnm, lo que no representa un gran cambio climático.

A pesar de que la mayor parte del territorio del DMI -y del páramo en especial- no está habitado, sí es frecuente observar avances en la remoción de coberturas vegetales por tala de bosque natural para estacones, leña y para ampliar superficies potrerizadas, introducción de ganados en zonas altas, caza de fauna silvestre, disminución de la diversidad biológica en la reforestación que se realiza en los alrededores, disposición de residuos sólidos no biodegradables por parte de visitantes y de turismo masivo.

Entre otras acciones, Corantioquia ha suscrito desde 2010 varios convenios con las alcaldías de Belmira, San José de la Montaña, Liborina y Entrerríos para contratar guardabosques locales, con el ánimo de hacer control y vigilancia, pero sobre todo educación y sensibilización ambiental a las comunidades del lugar para que éstas puedan tener mayor sentido de pertenencia por estos espacios naturales.

La cifra
75 % del agua que abastece a Medellín y su área metropolitana proviene del Norte antioqueño.

La frase
“Desde 2010 hemos destinado más de $500 millones en estudios y formación de promotores agroecológicos, con asesoría del Instituto Humbolt”.
Alejandro González, director Corantioquia

Lo que contiene el distrito
42.591 hectáreas (53,8% en zona de oferta de bienes y servicios ambientales, 28,4% zona potencial de oferta de bienes y servicios ambientales y 17,9% zona de producción agroecológica sostenible). Esta área incluye territorios de 10 municipios, principalmente de Belmira, que además con San Pedro de los Milagros, Entrerríos, San José de la Montaña y San Andrés de Cuerquia, está en el altiplano Norte; mientras que Sabanalarga, Liborina, Olaya, Sopetrán y San Jerónimo se ubican en el costado occidental.

Elmundo.com

Comentarios

Entradas populares