En Antioquia, van 34 mil litros de licores ilegales destruidos este año

ElColombiano.com

Seguro se han preguntado: ¿Qué hacen con todo el licor adulterado y de contrabando que se aprehende? Más de una respuesta maliciosa podría ocurrirse, pero, para que haya claridad al respecto, este licor termina en la planta de potabilización y tratamiento San Fernando, en el municipio de Itagüí, para ser convertido en líquido no contaminante.

Este es el último paso del proceso de destrucción de licor adulterado y de contrabando que decomisan las autoridades en el departamento. Este año, la Gobernación de Antioquia ha destruido 34 mil litros y tiene almacenados otros 60 mil esperando esta misma suerte, junto con 600.000 mil cajetillas de cigarrillo de contrabando.

Estos indicadores se logran gracias al trabajo del equipo operativo de rentas departamentales, el cual, semanalmente, hace unas 360 visitas de control al azar en los 125 municipios de Antioquia y en todas las comunas y corregimientos de Medellín. Esta vigilancia a los establecimientos permitió que durante el año 2013 se recaudaran 57.000 millones de pesos más que en el 2012.

Multas y sanciones
"Con el licor de contrabando, si la cantidad es menor a 10 unidades (botellas o cajetillas), la multa es de medio salario mínimo. Si pasa de 10 unidades, es un salario mínimo. Cuando es reincidente, la multa se duplica y se le cierra el negocio. Cuando es licor adulterado, se abre un proceso, el cual se realiza a través de la Fiscalía", aseguró Juan de Dios Graciano, coordinador del Grupo Operativo de Rentas.

"En la actualidad hay más de 1.050 procesos judiciales y penales, se han efectuado más de 450 capturas y se ha condenado a 53 personas, todo por venta de licor adulterado o de licor y cigarrillos de contrabando", afirmó Jairo González, abogado del grupo operativo de rentas departamentales.

"Marcas" y precios
Norteño Blanco, Trago Ardiente Niquelado, Ron Jamaiquino, Tequila Manito y el aguardiente y ron de la Fábrica de Licores de Antioquia (FLA), son las "marcas" de los licores adulterados que más se destruyen.

El precio de estos "productos" oscila entre los 800 y 2.000 pesos, dependiendo de lugar en el que se venda.

Un cigarrillo legal al menudeo puede costar entre 200 y 500 pesos, mientras que los de contrabando valen entre 50 y 200 pesos.

Entradas populares