Desminado con Farc inicia el 10 de junio en Briceño


Por primera en la historia del conflicto colombiano, militares y guerrilleros de las Farc desarmados se reunirán desde el próximo 10 de junio en un campamento conjunto para limpiar la vereda El Orejón (Briceño) de minas antipersonal y remanentes de explosivos.

El plan de desminado se concentrará en cuatro áreas en riesgo que corresponden a 12.000 metros cuadrados de caminos y campos, que hoy son intransitables para los pobladores y donde cayeron la mayoría de las 19 víctimas de las minas en esa alejada zona rural y cocalera.

Como lo informó este diario el pasado 21 de mayo, durante una visita a esa zona, en los próximos días comenzará la construcción del campamento (casas prefabricadas) donde se hospedarán los soldados del Batallón de Desminado del Ejército y guerrilleros del frente 36 de las Farc.

También se definió en la mesa de negociaciones que por seguridad se suspenderán los operativos militares en un perímetro de dos kilómetros y medio alrededor de la zona.

El presidente de la Junta de Acción Comunal de esa alejada vereda, Hernán Giraldo, le contó a EL COLOMBIANO que serán desminadas trochas “que hoy no podemos transitar para salir al Valle de Toledo y a Yarumal, en la parte alta de la vereda, y otra camino al corregimiento Pueblo Nuevo”.

Este campesino explica que se beneficiarán unos 450 habitantes, “porque hasta ahora no podemos caminar ni salir a cosechar ni cazar o sacar ganado a pastar. Por miedo a las minas nos sentimos encerrados en nuestra tierra y por eso nos ilusionamos con el desminado, que ojalá termine bien”.

Tras siete días de reuniones con la comunidad, los insurgentes, la ong Ayuda Popular Noruega y funcionarios de la Dirección contra Minas del Gobierno, entre ellos su director, el general (r) Rafael Colón, se definió que por seguridad se suspenderán los operativos militares en un perímetro de dos kilómetros y medio alrededor de la vereda.

“Más minas que habitantes”


El comienzo del plan piloto de desminado fue oficializado ayer por los delegados del Gobierno y las Farc en La Habana. El jefe negociador Humberto de la Calle destacó que “las Farc entregaron mapas precisos de las minas y contribuyeron a delimitar las áreas”.

Mientras en La Habana enseñaban a la prensa fotografías de las primeras labores en la vereda, De la Calle se refirió al alto riesgo para la población civil: “hay más artefactos explosivos que habitantes. Es la terrible realidad de la guerra”.

El jefe guerrillero alias “Pastor Álape”, quien estuvo en el Norte antioqueño explicando a los guerrilleros el acuerdo de desminado, dijo que “es un gesto esperanzador para la paz en Colombia”.

Los mapas de las zonas minadas serán analizados en La Habana por la subcomisión técnica del fin del conflicto, integrada por militares activos y jefes guerrilleros. Estos definirán la cantidad de soldados del Batallón de Desminado que llegarán desde el 10 de junio a El Orejón para desenterrar las minas que las Farc usan para frenar a las tropas y proteger los cultivos de coca.

En un video difundido por las Farc, el jefe guerrillero Henry Castellanos, alias “Romaña”, quien viajó desde Cuba a Caquetá, afirmó que “lo acordado es que son zonas donde queda prohibido volver a bombardear y a minar y prohibido volver allí a la confrontación”.

Entradas populares