Preocupación por aumento de broca

Los mayores de 30 años en Colombia recordarán las noticias que en décadas pasadas hablaban de cafetales perdidos por un animalito del tamaño de la cabeza de un alfiler, llamado comúnmente broca, y que acabó con los más grandes cultivos del país.

Después de muchos años de control, las condiciones climáticas y la falta de mano de obra han hecho que en los últimos meses la presencia de broca aumente, lo que tiene preocupados a los caficultores colombianos.

Luis Guillermo Gaviria Osorno, representante de Dignidad Cafetera, advirtió que la falta de mano de obra es el principal problema que afronta la caficultura y explicó que esta se presenta porque “no se pueden pagar los costos laborales por los precios actuales de café”, así que esas personas que dedicaban sus días a recoger café y repasar los cultivos, ahora están “raspando coca, o en la construcción de vías, o desplazados en las grandes ciudades”.

Y es que la incidencia de la broca en los cultivos pasó del 2% a un promedio superior al 4%. Los niveles extremos se registraron en las zonas bajas de los municipios hasta de un 15%, lo que causó la caída en el precio para los productores, indicó Alejandro Corrales Escobar, representante por Risaralda al Comité Nacional y directivo de la Federación Nacional de Cafeteros.


Un poco de historia

La broca fue detectada por primera vez en Colombia en septiembre de 1988 en Nariño, para ser exactos en la vereda Mateplátano, en el municipio de Tumaco, es decir, hace casi 27 años es una amenaza latente para los caficultores del mejor café suave arábigo del mundo. En la región central cafetera la broca, oriunda de África, se reportó en un lote cerca de Pereira en 1991, pero fue en Balboa donde aterrizó en masa. Llegó a las zonas bajas y allí conjugaron a su favor el clima cálido y la situación de unos productores desprevenidos que habían oído hablar del animal, pero que creyeron que nunca les iba a tocar.

Balboa se recuerda como el municipio de la región cafetera del país donde la broca pegó más duro. Perforó cuanto grano encontró y dejó a los cultivadores, que apenas lograban sacudirse del impacto que les dejó la ruptura del pacto de cuotas cafetero, de brazos cruzados y quebrados. Muchos abandonaron sus fincas y las dejaron a su propia suerte y otros echaron mano de conjuros y rezos para erradicar el insecto. Obviamente no funcionaron. En 1998 la broca ya había colonizado 750.000 hectáreas

Y, sin embargo, aún no hay soluciones certeras a este problema de infección, la broca no se ha erradicado, los caficultores aprendieron a vivir con ella, dijo Gaviria Osorno y agregó: “Sabemos que es necesario recoger bien el café, pero sin mano de obra no hay el suficiente control sanitario en los cafetales. Usamos unos productos químicos, había uno que era muy efectivo pero nos lo prohibieron, ahora usamos otros y hacemos controles sanitarios manuales y trampas para broca, que se hacen con botellas de gaseosa”.

Recomendaciones


La Federación Nacional de Cafeteros recomienda, para evitar el contagio de broca:

1. Verificar que se haya realizado de manera efectiva el repase, con el fin de disminuir las poblaciones de broca en los frutos que quedan después de la cosecha.

2. Una vez hecho el repase, en aquellos lotes donde el porcentaje de broca sea superior a 2% se recomienda aplicar alguno de los siguientes insecticidas: Fentopen 500 EC, Pyrinex 4 EC, Nufos 4 EC, Lorsban 4 EC.

3. Evitar la caída de frutos al suelo: un solo fruto con broca en el suelo puede generar una población que afecte hasta 590 frutos en el árbol en cinco meses.

4. Recoger los granos cada vez que se maduren, es el principal control, y para saber si se está haciendo adecuadamente, se debe verificar que sólo hayan granos verdes en el cultivo.

5. Usar costales de fibra para empacar el café.

6. Pesar el café, al menos dos veces al día.

7. Cubrir la tolva: instalando cubiertas con una tapa impregnada con grasa en las tolvas de recibo del café.

8. Secar los flotes y pasillas en marquesinas o parabólicos y, si es posible, secarlas en un silo o solarizarlas.

Entradas populares