En el mes del idioma, un “homenaje” a la mentira

Autor: Juan David Villa
@ortografiajuanv
Juanda0812@gmail.com 
www.elmundo.com


El lenguaje debería servir para entendernos con honradez y lealtad. Miren esto: en Colombia ya no hay guerra, sino“conflicto armado”, una expresión que pierde toda la fuerza, toda la realidad, toda la honestidad de “guerra”, una vieja palabra que los romanos aprendieron de los pueblos germánicos que los invadieron.La aprendieron en la guerra. Los invasores germánicos decían werra, porque las guerras comienzan con gritos y el grito suena como “woa”. Los romanos decían bellicus (latín) para “guerreros”, ahí está la raíz de belicoso, de beligerante, de bélico.

El eufemismo de moda es “racionamiento programado”, porque “apagón” suena muy duro. Sin embargo, es cierto que “racionar” es “someter algo en caso de escasez a una distribución ordenada”. Entonces nos tocará una ración de energía eléctrica, es decir, nos tocó la rasión (raer, raspar) de la olla, nos tocó raspar la olla.

También “reforma tributaria” es una gran mentira: la verdad es alza, incremento, subida de los impuestos. No existe en Colombia una reforma tributaria para bajar impuestos, jamás, nunca. Hay que aceptar, eso sí, que tributo es lo mismo que impuesto desde los tiempos del Imperio romano, o sea que la expresión es adecuada. Le decían tributum, que viene de un verbo que significa “repartir entre las tribus”, que en Roma eran tres. Es por esto que tributo se parece a tribu, aunque no siempre haya repartición justa.

El abusador no es tal, sino un violador. Porque uno puede abusar de alguien de muchas maneras: abusa el jefe de su trabajador cuando no le paga lo justo, abusa quien debe dinero y no cumple, abusa de la confianza quien no devuelve el libro que le dejaron prestado y quien abre la nevara de la casa del vecino. Quien tiene una relación sexual con alguien indefenso sin la voluntad de este (o en algunos casos, incluso con la aceptación) es un violador.

Que los muertos sean muertos y no “bajas” ni “cuerpos sin vida”, que los falsos positivos sean asesinatos y que los delincuentes no formen combos ni grupos al margen de la ley, sino “pandillas, bandas, mafias”. Dejemos a los viejos ser viejos o ancianos y no “adultos mayores” o “personas de la tercera edad”, sino, que los niños no sean niños, que sean “personas de la primera edad”. Démosles a los negros la dignidad y la alegría de ser negros y no afrodescendientes, porque si decir negro es pecado,entonces el racismo criollo persiste en las entrañas. Y no digo mucho de las “personas con capacidades especiales” porque tampoco parece justa “discapacidad”: “dis” puede indicar negación, es decir, un discapacitado, en estricto sentido, es alguien que “no es capaz”, lo cual es falso.

Entradas populares