Sobre las Guerras

Autor: Mariluz Uribe 21 de Junio de 2016 | elmundo.com
 
La verdad sobre las guerras, como la verdad sobre todas las cosas, es que detrás de todo, siempre hay una razón, un propósito oculto.

El designio primitivo, desde las primeras guerras de la humanidad, fue la decisión de los hombres viejos -senado viene de senil- que eran los gobernantes, de mandar a los hombres jóvenes para que los mataran en la guerra, y así quedarse con todas las mujeres, simplemente eso.

La razón: necesidad sexual. El propósito: matar al rival potencial.

¿Qué diferencia hay con las guerras de hoy? Está explicada en el libro del psicólogo estadounidense David M. Buss “La evolución del deseo”. Alianza Editorial. ES. 2009. Un libro sobre la historia del amor, pues lo que hoy llamamos Amor, -comenté hace poco- comenzó a existir en el siglo XII con el amor cortés, antes era sólo satisfacción del instinto y cuando el deseo se saciaba, el hombre botaba a la mujer. Aunque ésta no se hubiera saciado…

El Repudio, estuvo permitido en la ley judaica, allí dice que Moisés lo autorizó debido a “la dureza de los corazones”. Y el Maestro judío Hilel el Viejo, el Sabio, 70 A.C. a 10 D.C. dijo: “Se puede repudiar a la que pierde tiempo en la calle hablando, a la que hila en la puerta de su casa, a la que se le quema la comida… O a la que se le descubre algo torpe”. Y en el Deuteronomio 24:1 dice “Cuando alguno toma una mujer, se casa con ella, y sucede que no le es agradable porque ha encontrado algo reprochable en ella, le escribe certificado de divorcio, lo pone en su mano y la despide de su casa”.

Recordemos un ejemplo que se cuenta en la Historia de Israel. El rey David que había tenido varias mujeres, las fue repudiando y luego se enamoró de Betsabé, cuando la vio bañándose (!). Ella era la esposa de Urías. David mandó a éste a la vanguardia del campo de batalla, lógicamente lo mataron, con lo que confirmamos lo dicho arriba. Con Betsabé, David engendró a Salomón que por habilidad de ella heredó la corona de David. Y éstos son los antepasados de José que aparecen mencionados cuatro veces en la genealogía de Jesús. Los de María se mencionan sólo una vez. (¿?)

La Historia Universal está llena de engaños y crímenes para satisfacer pasiones sexuales que nunca están resueltas ni satisfechas.

Solo sabiendo las razones de las cosas, éstas se podrán cambiar o combatir. Lo que se lee o escribe, debe servir para que la gente se interrogue, resuelva y decida lo propio. El que no piensa es como nuestro antepasado el mono, o tal vez como la oveja.... ella hace lo que el perro guardián dice, porque si no, se la come el lobo.

P.S. “La guerra es una masacre entre gente que no se conoce para provecho de gente que sí se conoce pero que no se masacra.”  Paul Valéry. Poeta y escritor francés. Siglo XX.

Entradas populares