“Este es el gobierno de los grandes abusos de poder”

LOS IRREVERENTES.com
 
El senador y precandidato, Iván Duque habla del éxito que ha tenido la campaña por el NO en el plebiscito.

LOS IRREVERENTES. La semana pasada apareció una encuesta que refleja un importante cambio en la intención de voto de los colombianos frente al plebiscito. Una caída significativa en la opción del SÍ y un repunte de 10 puntos porcentuales de la opción del NO. Aquello significa que la campaña de ustedes ha sido exitosa. ¿Cómo siente usted a la gente cuando sale a las calles a buscar respaldos para el NO?

IVÁN DUQUE MARQUEZ. Creo que la ciudadanía está siendo reflexiva frente a la pedagogía y se está dando cuenta que lo que está promoviendo el gobierno es una campaña estrictamente emotiva sin hablar sobre los contenidos. Los colombianos se están dando cuenta de todas las trampas y todas las cosas que están ocultas en la letra menuda del acuerdo.

L I. Usted ha hecho una campaña muy didáctica tanto en la plaza pública como en las redes sociales. ¿Cómo ha sido la reacción de las personas?

I D M. Ninguno de los defensores políticos del SÍ habla sobre los contenidos de los acuerdos y a mí me parece que la forma para ser más convincente es sustentar lo que uno está diciendo con los textos de los acuerdos. Por ejemplo, cuando usted le muestra a los ciudadanos que en el artículo 36 de acuerdo de justicia se le va a dar elegibilidad política a los que han cometido crímenes de lesa humanidad y se leen los textos, la reacción de las personas es de mucha indignación. Así mismo, cuando usted muestra en el artículo 60 de justicia que los máximos responsables, simplemente diciendo la verdad no tendrán cárcel ni prisión ni pena equivalente, la molestia de las personas es muy grande y evidente.

Cuando usted muestra el articulo 39 de justicia y lo ata con la página 91, se da cuenta que el narcotráfico, la minería ilegal, la extorsión y el lavado de activos van a terminar siendo amnistiados por la vía de ser delitos conexos, la indignación de la gente es evidente.

L I. En el capitulo de reinserción y desarme de las Farc, hay dos asuntos que los colombianos nunca conoceremos. El primero de ellos, es que jamás sabremos ni cuántas ni qué armas serán entregadas. El segundo, es que tampoco conoceremos los listados de las personas que se desmovilizarán ni quiénes fueron cobijados por la amnistía. ¿Ese par de elementos no convierten a ese proceso de paz en algo clandestino?

I D M. Me parece muy grave que no se haya exigido, antes del establecimiento de las zonas de concentración, un censo detallado de todos los integrantes de las Farc y que ese censo fuera acompañado del levantamiento de antecedentes y de cosas tan elementales como un archivo dactiloscópico de todos los integrantes de esa organización. Con aquello podríamos saber si los que dicen ser son los que son y le permitiría al Estado hacer un proceso de supervisión mucho más riguroso para evitar la reincidencia.

Con las armas ocurre igual. Debería hacerse un inventario detallado y debería existir un compromiso muy claro en el sentido de que el ocultamiento de armamento podría llevar a perder todos los beneficios existentes en los acuerdos.

Al no adoptar ese tipo de medidas, hace que se corra el riesgo de que ocurra lo sucedido en Centroamérica donde muchas de las armas que fueron entregadas no correspondían a la totalidad de los arsenales y años después terminaron esas armas en poder de organizaciones criminales y de “mareros”.

La cifra de El Salvador es muy diciente: había 30 mil hombres en armas al momento de los acuerdos de paz y hoy el país tiene 70 mil “mareros” con armas que jamás fueron entregadas con ocasión del proceso de paz.

L I Hay un hecho cierto que se confirma con la encuesta que le mencioné al comienzo de esta entrevista y es que un sector que antes estaba por el SÍ, cambió su opinión y ahora está por el NO. Pero el gran nicho electoral que está por jugarse en estas dos semanas que le quedan a la campaña, está en los abstencionistas. ¿Con qué argumento se le puede golpear a la puerta de un abstencionista para convencerlo de que deje su apatía y salga a votar el próximo 2 de octubre?

I D M. El argumento más importante empieza por explicar que quienes queremos el NO, no estamos promoviendo la guerra como falsamente lo ha querido hacer creer el gobierno. Decir NO, es impedir que Juan Manuel Santos quede con facultades extraordinarias. Decir NO, es impedir que el Congreso de la República quede reducido a un notario que solamente aprueba lo que el gobierno le permita. Decir NO, es impedir que los acuerdos y los intereses de las Farc hagan parte de la Constitución. Decir NO, es rechazar que no exista cárcel para los máximos responsables de crímenes de lesa humanidad. Decir NO, es evitar que el narcotráfico, la extorsión y el lavado de activos sean amnistiados.

Estas son algunas de las razones que deben motivar a la gente a salir, contra la mermelada y el derroche, a defender los principios de una Colombia donde triunfe la legalidad sobre la criminalidad.

L I. Ha sido claro que en esta campaña, el presidente ha violado todos los límites, se ha burlado del fallo de la Corte Constitucional y ha hecho como él mismo dijo, “lo que se le ha dado la gana”. ¿Usted ve unas garantías reales para que estos 15 días que quedan de campaña, sean equilibrados y haya garantías para los opositores?

I D M. Este se ha caracterizado por ser el gobierno de los grandes abusos de poder, es un gobierno que ha pisoteado la Constitución, que ha pisoteado la legalidad buscando impunidad para los criminales de lesa humanidad, que quiere hacerle una constitución paralela a las Farc. Creo que lo que hemos visto en este gobierno es, no solamente un proyecto de vanidad, sino a un presidente que se siente por encima de todos los límites y fronteras.

L I. Hace unos días en LOS IRREVERENTES, el exministro Rafael Nieto Loaiza explicaba que, como está planteado el acuerdo de La Habana, indefectiblemente la Corte Penal Internacional va a actuar en Colombia en virtud de que los crímenes de lesa humanidad no van a ser castigados de manera efectiva. ¿Usted comparte el criterio del doctor Nieto Loaiza?

I D M. Sin lugar a dudas. Cuando uno mira los fallos que ha emitido la CPI en el caso de Lubanga o Germain Katanga o Jean Pierre Bemba, este último proferido en marzo pasado, claramente lo que la corte ha buscado con aquellas sentencias de prisión que en los 3 casos son superiores a 10 años, es que los máximos responsables cumplan con una pena proporcional.

En el caso de Colombia, alias Iván Márquez, alias Joaquín Gómez, alias Timochenko, alias Pablo Catatumbo, alias Romaña han sido ya condenados por crímenes de competencia de la Corte Penal Internacional.

Si en Colombia no hay una pena proporcional que implique, además, prisión para castigar esos crímenes, la Corte Penal Internacional no solamente tiene el derecho, sino tiene el deber de actuar.

L I. Usted arrancó la campaña del plebiscito en una doble condición: como senador destacado de la oposición y como precandidato presidencial. ¿Cómo ha sentido a la gente cuando sale a sus giras políticas?

I D M. Yo he ejercido el papel de vocero del NO, plenamente convencido de que estamos haciendo una defensa de los intereses de los ciudadanos. En el ejercicio de esta vocería, he puesto en un segundo plano la precandidatura del partido.

Pasado el plebiscito, seguiremos recorriendo el país y como lo he dicho: vamos a seguir insistiendo que el mecanismo de selección del candidato del Centro Democrático sea a través de un proceso democrático, haciendo honor al nombre de nuestro partido.

Así mismo, vamos a presentar una plataforma política e ideológica cimentada en 4 grandes objetivos: una lucha frontal contra la corrupción y la criminalidad; una agenda de recuperación económica y de diversificación de nuestra economía; una agenda social que tenga como eje central la generación de empleos formales y estables y finalmente la cuarta línea de mi proyecto político es la agenda de innovación en lo ambiental y en lo social que nos permita soñar con la economía naranja y con la sostenibilidad ambiental. Son agendas que tienen mucho arraigo en las regiones y que están ligadas a una Colombia que quiere rechazar no solamente la violencia, sino las fuentes tradicionales de agenda económica que se han quedado en el pasado.

L I. Pero ya hay congresistas de su partido que abiertamente están respaldándolo. Así mismo hay un sector del Centro Democrático que ve su candidatura con buenos ojos. Supimos que usted ya está empezando a organizar a los cuadros de su campaña

I D M. Hemos recibido con mucho agrado el apoyo de muchos de nuestros compañeros del Senado y de la Cámara y esperamos que ese grupo siga creciendo, pensando en esta agenda para el país.

Apenas pase el plebiscito, el 5 de octubre anunciaré, a través de LOS IRREVERENTES, el nombre la persona que asumirá la jefatura de debate de nuestra campaña.