Por una política con “P” de principios

Análisis de Camilo Rubiano Becerra

En días pasados el Fiscal General de la Nación informó a los colombianos sobre un grave caso de corrupción de mas de 20 billones de pesos. Desde Barranquilla, el Fiscal denunció la existencia de 78 redes que lograron cooptar gran parte de la contratación pública del país para lograr quedarse con grandes recursos. Así mismo el Fiscal afirmó que 8.1 billones de pesos se habrían adjudicado a un solo proponente. La corrupción en Colombia es un problema insostenible, según informes de la misma Presidencia, de 1850 sanciones por delitos contra el erario, el 50% no paga cárcel, el 25% le dan casa por cárcel y solo el 25% restante esta recluido, pero sus penas en la gran mayoría de delitos de cuello blanco no superan los 24 meses.

Simultáneamente, el país pasa por una situación compleja, dado que, existe un alto grado de desconexión entre el Gobierno Nacional y los colombianos de a pie. Cabe señalar, que el Presidente Santos redujo la agenda nacional a solo un punto: los acuerdos de La Habana, olvidando la realidad nacional y dejando al descubierto lo que alguna vez dijo Jorge Eliecer Gaitán entre el divorcio que existe, entre el país político y el país nacional.

Como consecuencia de esa falta de atención por parte del gobierno sobre el transcurrir nacional, el país ha visto cómo los corruptos han aprovechado esta situación. El caso de Reficar, es absurdo, en solo 5 años los costos se duplicaron, teniendo un costo de 8.016 millones de dólares, algo así como 4.023 millones de dólares de sobrecosto. Adicionalmente, el Programa de Alimentación Escolar (PAE) programa insignia del Ministerio de Educación, ha dejado ver grandes irregularidades en 13 municipios del Atlántico, Choco y la Guajira, como la Defensoría del Pueblo denunció. Lo peor del caso, se da en los gastos exorbitantes de este gobierno que según la Contraloría, en solo eventos y publicidad, se han gastado cerca de 3 billones de pesos, quintuplicando el presupuesto de la alimentación escolar que en este año tuvo recursos por 674.000 millones de pesos, algo que que refleja la irresponsabilidad y mal ejemplo que dan desde la Casa de Nariño.

Ante esto, el país necesita un cambio. La forma de hacer política debe ser distinta. Las “P” de prebendas, puestos y politiquería, deben ser reemplazadas por unas “P” de Proyectos, Propuestas y los mas importante Principios.