¿Qué pensará el gobierno Trump del acuerdo con las Farc?



Por María Isabel Rueda

¿Qué opina de la situación actual de Colombia? Se acaba de refirmar un acuerdo con las Farc que había sido negado en un plebiscito. Y ahora el Presidente lo ha enviado al Congreso para que lo refrende.

Yo estoy muy preocupado por Colombia. Considero totalmente inaceptable que, llegando a un acuerdo final, no se le consulte nuevamente al pueblo colombiano. ¿Cómo se va a llevar a cabo un pacto cuando ha sido rechazado en un plebiscito? Si es cierto que este nuevo acuerdo es mejor que el anterior, pues entonces que sea aceptado y aprobado por el pueblo. Yo tuve una conversación esta semana con el expresidente Uribe y él me dijo que el nuevo acuerdo contenía sencillamente unos retoques.

Y me informó que el Presidente de Colombia no tiene intención de darle la oportunidad al pueblo de ir nuevamente a votarlo. Eso lo considero una ofensa al pueblo de Colombia.

¿Y si el Congreso hace esa ratificación en nombre del pueblo, como propone el presidente Santos?

¿Cómo va el Congreso a ser la última voz sobre un acuerdo que fue rechazado por el pueblo? Este debe tener nuevamente una oportunidad de hablar. Eso es absolutamente elemental.

Pues parece que no la tendremos.


Es inconcebible. Y lo que no puedo entender es por qué la prisa. ¿Será que el presidente Santos quiere concluir este proceso antes de que Obama deje la presidencia? Porque, efectivamente, hemos vivido la era de un presidente de Estados Unidos al que le fascinan las victorias para los enemigos de la libertad. Hemos visto sus intentos por legitimar la dictadura militar cubana. Ahora, en el caso de Colombia, el presidente Obama está muy feliz de que se esté legalizando al mayor grupo narcotraficante en el mundo, que son las Farc. Y pretenden tratar el narcotráfico como delito político. Si no fuera trágico, sería risible. Por eso le digo: ¿será que la prisa del presidente Santos es por concluir esto en la era de Obama?

Y si fuere así, ¿qué pasaría en el gobierno de Trump frente a este acuerdo con las Farc?

Es muy difícil de decir. Primero tenemos que esperar a ver quiénes serán elegidos en las posiciones de la política exterior de Estados Unidos, incluyendo a Latinoamérica. Esperamos que sean las mejores personas para que se acaben los regalos unilaterales. Como el presidente Santos quiere terminar esto en la era Obama, el gobierno Trump se va a encontrar con un ‘faît accompli’ (hecho consumado), que trata el narcotráfico como si fuera un delito político, en un país tan importante como Colombia. Pero es muy serio que, con todos los recursos de ese origen que van a tener las Farc, vayan a poder ser un partido político.

El presidente Obama todavía no se anima a levantarles el estatus de terroristas a las Farc. Puede que ya no lo haga. ¿Usted cree que eso será posible en la era Trump?


Tenemos que ver, como le digo, quiénes manejarán las relaciones internacionales. El presidente Trump no es un ideólogo, es un ejecutivo que sabe asesorarse bien, que logra acuerdos sólidos. Por ejemplo, ya ha anunciado que en el primer día de su presidencia implementará unos decretos para incentivar que Estados Unidos sea autosuficiente en materia energética. Imagínese usted lo que va a significar que Estados Unidos no solo deje de importar petróleo, sino que además se convierta en exportador de crudo y gas natural. Eso va a cambiar la dinámica económica aquí y en muchos otros lados. Pero Colombia me preocupa muchísimo, tengo que admitirle, por el daño tan profundo que se le ha hecho en la era Obama.

Entrevista a Lincoln de Mario Díaz Balart (foto). Líder republicano del distrito 21 de La Florida. El Tiempo.