El mínimo no subió ni 2.000 al día

El salario de millones de trabajadores quedará en 737.700 pesos y el subsidio de transporte en 83.140 pesos. Es decir, 1.790 pesos diarios. Con la inflación y la reforma tributaria los trabajadores pueden quedar peor que antes.

Ninguna de las partes quedó contenta con el incremento del 7 % al salario mínimo. Los empresarios no lograron su objetivo de que se aumentara solo un 6,7 %, como lo habían propuesto. La ministra de Trabajo, Clara López, no consiguió una concertación entre los gremios y le tocó expedir decreto. Y los sindicatos no convencieron al Gobierno de que subiera, por lo menos, un 8,5 %.

Desde próximo año, los trabajadores que devenguen un salario mínimo recibirán al mes 737.717 pesos. Es decir, tendrán 48.262 pesos más. El subsidio de transporte, por otra parte, se fijó en 83.140 pesos para el 2017 (5.440 pesos más que el año anterior).

Entonces, sumando los dos rubros -salario y auxilio de transporte- el trabajador que gane un mínimo recibirá un aumento de 53.702 pesos. Es decir, 1.790 pesos adicionales al día, un valor que no alcanza ni para un pasaje diario de Transmilenio (que cuesta 2.000 pesos) o para una bolsa de leche.

Al bajo incremento del mínimo se suma la reforma tributaria que acaba de aprobar el Congreso de la República.
En 2017, el IVA ya no será del 16 sino del 19 % y afectará varios productos de la canasta familiar, electrodomésticos, ropa, calzado y tiquetes aéreos.

“El IVA se ve prácticamente reflejado en todo. Desde el último pelo de la cabeza hasta los pies, todo lo que tiene puesto, los productos de aseo, todo eso tiene IVA”, explicó Guillermo Botero, presidente de Fenalco, a Semana.com cuando se concilió la reforma tributaria.
Además de eso, muchos celulares inteligentes, computadores y planes de telefonía y datos tendrán también un impuesto al consumo del 4 %, al igual que las motocicletas -que son productos de consumo masivo utilizados, principalmente, por la población vulnerable que encuentra en ese vehículo una herramienta de trabajo-.

Así que, tal como la han explicado expertos en el tema, con la reforma tributaria y el precario incremento del salario mínimo los más afectados serán los de clase media y baja, que perderán su capacidad adquisitiva.

Cabe anotar que la importancia del aumento del salario mínimo no solo está en el hecho de que determina el ingreso de los trabajadores durante 2017, sino en que es referencia para varios precios de la economía.

Por ejemplo, el porcentaje en que aumenta el mínimo es la base para saber cuánto pueden subir los peajes, las multas de tránsito; los servicios de patios y de grúas; el seguro obligatorio de accidentes de tránsito (Soat), y en cuánto se reajustan las pensiones para quienes reciben una mesada equivalente al mínimo.

Es importante aclarar que este incremento del 7 %, decretado por el gobierno, solo tiene efecto obligatorio sobre los trabajadores que ganen un mínimo. Para aquellos empleados que laboran en empresas privadas, que pactan una remuneración más alta, no existe la obligación del empleador de ajustar dicho nivel.