Conconcreto acelera construcción de Hidroituango


El presidente de Conconcreto, Juan Luis Aristizábal, sostuvo que el negocio de infraestructura fue de nuevo el protagonista del desempeño de la empresa el año anterior.

“Continuamos cumpliendo con el cronograma de construcción de Hidroituango, alcanzando un 66 % de avance de obra al terminar el año 2016
, lo que nos acerca cada vez más al cumplimiento del compromiso de recuperación que establecimos con EPM”, manifestó el empresario, ayer en la asamblea de accionistas.

Aristizábal aseguró que pese a las informaciones que han circulado sobre el proceso de adjudicación de ese contrato, “tenemos la garantía que en este proceso se actuó con total transparencia”.

Igualmente, les dijo a los accionistas que la compañía está dispuesta a apoyar los requerimientos que en desarrollo de sus averiguaciones hagan las diferentes autoridades.

“En caso de que haya algún problema con la firma brasileña Camargo Correa, la ley nos permite que se sustituya ese socio, lo que evita cualquier eventualidad para Conconcreto, para nuestro otro socio Coninsa-Ramón H, o para EPM”, enfatizó.

Adicionalmente, señaló que la meta es terminar este año con un avance del 85 % del proyecto hidroeléctrico y admitió que EPM reconoce bonos al consorcio constructor por cumplimiento de metas, pues la apuesta es que el complejo inicie operaciones en el 2018.
 
 Empresa innovadora


En la asamblea, celebrada en el Museo de Arte Moderno, el presidente de Conconcreto resaltó que en 2016 la empresa fue distinguida por Colciencias como una empresa Altamente Innovadora.

“Con este reconocimiento accedimos a un cupo de 6.000 millones de pesos que invertimos en 16 proyectos de innovación. Esta suma de dinero se traducirá en beneficios tributarios”, dijo.

El más innovador de estas iniciativas fue la primera impresora 3D (tercera dimensión), de gran formato, de concreto premezclado.

“Nuestros ingenieros desarrollaron una impresora capaz de imprimir piezas prefabricadas y elementos de concreto reforzado para integrarlos a los procesos de construcción de la compañía. En el futuro esperamos imprimir viviendas y edificaciones pequeñas con esta tecnología”, afirmó.

Sobre los resultados del ejercicio, sostuvo que correspondieron a una estrategia clara y del compromiso de la empresa por la búsqueda constante del valor agregado a los distintos proyectos.

El backlog (proyectos contratados) cerró 2016 en 3,13 billones de pesos, los que asegura la operación del negocio de construcción para los próximos 2 años y medio. El 66 % de estos corresponde a los proyectos de infraestructura. Los ingresos consolidados del año fueron de 1,47 billones de pesos.

Entradas populares