Nacional quedó aferrado a un milagro en Libertadores

Hay que remontarse a 1977 para ver a un Atlético Nacional que pierde sus tres primeros juegos de Libertadores (Cali 3-0, Oriente Petrolero 4-0 y Bolívar 3-0). Ayer, contra Estudiantes (1-0), igualó esta racha negativa.

Por el nivel mostrado ayer en La Plata, y las cero unidades en la tabla, se cree que el verde está eliminado. Pero un cruce de resultados, en el que debe ganar los tres juegos que le restan (Estudiantes y Barcelona -ambos de local-, y Botafogo -de visita-) y que el cuadro ecuatoriano o el brasileño, que juegan hoy, se lanzen en solitario en la punta del grupo, lo mantendrían vivo.

Las razones para que el equipo dirigido por Reinaldo Rueda no pueda sostener el nivel de 2016 son simples: perdió solidez en defensa, los rivales lo estudian y le marcan la pauta tácticamente y no está finalizando sus situaciones (no tiene goles). El tanto de Javier Toledo (37’) demuestra las deficiencias de concentración de la zaga del paisa.

Estudiantes, que le ganó su segundo duelo a la escuadra antioqueña en cuatro confrontaciones en La Plata, visitará Medellín el martes 2 de mayo (7:00 p.m.) Nacional debe empezar a sumar y a rezar. De lo contrario correrá la suerte de Liga de Quito (2009) e Internacional de Porto Alegre (2011), últimos campeones defensores que quedaron eliminados en la primera ronda