Pequeñas Centrales Hidroeléctricas

Las pequeñas centrales hidroeléctricas conocidas popularmente como PCH son soluciones energéticas sencillas, que perduran en el tiempo, con un mínimo impacto ambiental, bajos costos y cantidades que satisfacen la creciente demanda energética; hoy en Colombia existen unas 197 PCH, es decir generadoras de energía de menos de 20.000 KW, siendo Antioquia, Cundinamarca y Santander los departamentos donde más PCHs se han construido.

El “Acuerdo sobre Cambio Climático en París” suscrito por 175 países en diciembre de 2015, entre ellos por Colombia, apoya las iniciativas de los países destinadas a reducir las emisiones globales y mejorar las capacidades de planificación e institucionales para la adaptación y el cambio climático. El acuerdo crea potenciales oportunidades para obtener fuentes adicionales de financiación en condiciones favorables, en particular para apoyar al Séptimo Objetivo de Desarrollo Sostenible que persigue “garantizar el acceso a una energía asequible, segura, sostenible y moderna para todos”. Esto incluye un mayor porcentaje de energía renovable y ampliación de la infraestructura para la provisión eléctrica. Considerando que el 75% de la energía renovable es generada a partir de fuentes hidroeléctricas, el “Acuerdo sobre Cambio Climático en París”, de hecho, impulsa el crecimiento de dicha fuente de generación eléctrica.
Seguramente existirán dudas sobre el impacto que estas MCH generan sobre el medio ambiente, pero es claro que cada vez más a menudo existen sistemas que permiten medir y elevar la sostenibilidad de este tipo de proyectos; no se trata entonces de proyectos extractivos o mineros, de los cuales consideramos que al ser una actividad industrial tan agresiva, lesiona nuestra cultura y nuestra sociedad, aparte del daño ecológico que genera.
Ahora bien, en nuestro país existe una entidad encargada de coordinar el desarrollo y aprovechamiento de los recursos energéticos; producir y divulgar la información requerida para la formulación de política y la toma de decisiones, ella es la Unidad de Planeación Minero Energética –UPME- adscrita al Ministerio de Minas y Energía, es decir ante ella se registran los proyectos, con el cumplimiento de todos y cada uno de los requisitos establecidos en la normatividad vigente, que podemos resumir en la solicitud que eleva el constructor o promotor del proyecto ante la autoridad ambiental, CORANTIOQUIA en nuestro caso, acompañada del estudio de impacto ambiental o la necesidad de realizar el diagnóstico ambiental de alternativas, un segundo paso es la presentación ante la UPME del estudio técnico donde se detalle que el proyecto es económico, financiero y ambientalmente factible y conveniente, estableciendo un cierre financiero del proyecto; un tercer paso es la presentación de los diseños definitivos y cronograma de ejecución, trámite que también se surte ante la UPME; estos trámites normalmente tardan unos cinco años para su aprobación definitiva.
Finalmente, una eventual construcción de una MCH generaría importantes recursos económicos para el municipio donde se construye, establecidos en la ley 56 de 198, tales como la compensación por impuesto predial dejado de percibir por los predios donde se construyen las obras; el propio impuesto predial unificado y el impuesto de industria y comercio y avisos y tableros.

Entradas populares