Testimonios - Santo Cristo

El Machetiao decidió empezar a hacer milagros, aunque no hace cualquier tipo de prodigios: son de su interés los que tienen que ver con la salud.

Cuando hay procesión, el Machetiao se queda donde hay enfermos que le han pedido mucho.

Rubiela la curó de cáncer de seno

al profesor Sergio Monsalve lo curó de la columna y
a la nieta de Orfa, que nació chapina, o sea, con un pie torcido para adentro, se lo enderezó.

Alex, el hijo de Orfa, por ejemplo, era un monaguillo bastante elevado. Cuando tenía trece años se subió al campanario a la hora que tocaba y por distraído pisó un andamio como no debía. Tras quince metros de caída libre, el muchacho se estrelló contra el piso y se estalló por dentro, se quebró las dos manos, se quebró un pómulo, una pierna y quedó hecho una bolsa de huesitos; le salía sangre por los ojos, por los oídos.

Pero Marina, devota como era del Machetiao, le dijo al cristo “si estamos en tu iglesia no me podés dejar morir este muchacho”, cuyo diagnóstico era muerto. Pero el muchacho no se murió, está vivo, dando brega y no le quedó ninguna cicatríz.

Y a Gloria, por ejemplo, para solo mencionar unos casos, le ayudó a frenar la baja de su peso, pues de 74 kilos bajó a 49 en menos de un año. Bendito milagroso.

Si tienes un testimonio, cuentanos tu historia: elcuerqueno@gmail.com

Entradas populares