Envía tu artículo

elcuerqueno@gmail.com

¡Es posible!

Los jóvenes poseedores de entusiasmo y las facilidades de aprendizaje actuales se podrían encaminar al desarrollo de proyectos productivos e innovadores desde cualquier lugar en que habitasen, en especial, este grupo poblacional puede enfocarse a solucionar problemas puntuales de las pequeñas comunidades con menos de 20.000 habitantes, en los cuales las inversiones serian mínimas con el acompañamiento de la comunidad académica de cada población.

La lectura del libro crear o morir de Andrés Oppenheimer deja como enseñanza o reflexión que sin importar los pocos recursos económicos con los que cuentan los jóvenes a nivel mundial, lo más importante es el recurso humano, un recurso abundante; como se puede intuir, solo hace falta un liderazgo que afronte el desafío e inicie proyectos con jóvenes interesados, de seguro muchos se integraran con un llamado permanente y acciones concretas, además dadas las pocas alternativas que encuentran de realizar proyectos fuera de sus localidades, en su mayoría por falta de recursos económicos.

En Colombia, las localidades con poblaciones inferiores a 20.000 habitantes cuentan con todo tipo de talento y todo tipo de docentes, locales y foráneos que con su conocimiento de la población y de sus necesidades, además de los conocimientos académicos pueden aportar en la elaboración de proyectos, apoyados con los recursos tecnológicos de las bibliotecas, instituciones de educación locales y los puntos vive digital impulsados por el gobierno nacional, desde allí, pueden desarrollarse actividades encaminadas a lograr mejoras en la calidad de vida y generación de empleo en los municipios y sus veredas y corregimientos menos atendidos por el gobierno nacional y entidades regionales.

En la ecuación faltaría la inversión privada o gubernamental para lograr mayor velocidad a cualquier iniciativa presentada, apoyo logístico que facilite el uso de los lugares mencionados anteriormente y el tiempo de los docentes y habitantes que se integren en los procesos a desarrollar.

De tal forma los municipios y sus pobladores pueden aspirar a no depender de los subsidios del gobierno para sobrevivir, con entusiasmo y trabajo en comunidad se pueden realizar grandes proyectos sobrepasando cualquier adversidad.

Imaginemos municipios innovadores y generadores de empleo local para sus pobladores.

¡Es posible!

Comentarios

Suscripción Correo Electónico

Entradas populares